InicioLocalRegionalEstatalNacionalPlanetaDeportes Policiaca Columnas

Más Fotos

Los resultados de las pruebas de ADN descartan que se de trate de Ernesto Garnica, pero el vehículo sí es.

Los resultados de la pruebas de ADN confirman que no pertenecen a Ernesto Garnica, persona que se presumía había fallecido calcinado dentro de su Jeep en una brecha del ejido Soliseño.
Lo extraño del asunto es que los familiares del joven de 22 años, con domicilio en el ejido Los Arados, no lo encuentran por ningún lado.
El Jeep Liberty, modelo 2012, negro, fue encontrado incinerado la tarde del 27 de agosto sobre una brecha que conduce al citado ejido.
En el interior del vehículo destruido por el fuego la policía localizó restos de huesos humanos lo que hizo sospechar que podría tratarse del joven que es o era gerente de un restaurante en los Fresnos, Texas.
Los restos humanos fueron analizados en la capital del estado por expertos en la materia pero ya se pudo comprobar que no son de la persona que buscan.
Con lo anterior, la policía investigadora tendrá doble trabajo, ya que deberán de localizar al joven matamorense así como lograr la identidad para saber quien fue la persona que murió calcinada.


 

 

 

 

Dos hombres se intoxicaron

 

 

 

 

 

 
 
 

 

2
m
 

Policiaca

No se sabe quien murió calcinado