`

 

 

InicioLocalRegionalEstatalNacionalPlanetaDeportes Policiaca Columnas

BOGOTÁ, Colombia.- Las expectativas de hallar vivas a entre 20 y 30 personas que quedaron sepultadas por un derrumbe de tierra, lodo y piedras en una carretera de Colombia son muy bajas, admitieron este martes las autoridades locales y los equipos de rescate en la zona.
El derrumbe, provocado por las fuertes lluvias caídas en la zona, se produjo este lunes cerca del municipio de Giraldo, en Antioquia (noroeste), en la vía que comunica la capital del departamento, Medellín, con el mar Caribe.
La carretera está en muy mal estado y todavía no se ha podido rescatar a ninguno de los sepultados, según constató Efe en el lugar del derrumbe.
Hasta la zona se desplazó hoy el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien se reunió con los familiares de las víctimas que se han comenzado a congregar en el lugar de la tragedia.
Santos, que recorrió el área del derrumbe en compañía del director de la Policía de Carreteras, el general Rodolfo Palomino, y del ministro de Transporte, Germán Cardona, entre otras autoridades, adelantó que las tareas de rescate se prolongarán durante varios días.
En esas labores, que comenzaron ayer mismo y se reanudaron hoy tras cesarlas durante la noche, participan unas 40 personas de Defensa Civil, bomberos, Cruz Roja, la Policía y el Ejército.
En el momento del derrumbe, las viviendas de la zona ya habían sido desalojadas, pero decenas de personas se encontraban en la carretera haciendo un transbordo entre dos autobuses.


 

 

 

 

 

 

 

 

ok mando

 

 

 

 

Planeta

Cae árbol sobre procesión y mata a 13 personas















































Cuerpos de auxilio rescatan a vario entre los escombros; mueren siete
Lisboa, Portugal .- Un enorme árbol cayó encima de un grupo de personas que asistían a un festival religioso en la isla de Madeira en Portugal.
El saldo fue de 13 personas muertas y 49 heridos, informaron las autoridades.
El árbol cayó durante el festival Nossa Senhora do Monte. La ocasión, celebrada siempre entre el 14 y el 15 de agosto, atrae a multitudes a una iglesia en las afueras de Funchal.
El árbol era un enorme roble, el cual según la prensa tenía más de 200 años.
Las autoridades locales están investigando la causa de su caída.
El director de salud regional, Pedro Ramos, indicó que siete personas tenían heridas graves y que 10 personas murieron en el sitio del accidente.
Un niño falleció cuando era trasladado a un hospital, una mujer murió en la clínica y no está claro dónde murió la otra víctima.
Entre los heridos se encuentran personas de Alemania, Hungría y Francia.
La televisión pública RTP mostró imágenes de socorristas reunidos bajo un grupo de enormes árboles cerca de Funchal, en la isla del Atlántico.
En el lugar había ambulancias en el lugar mientras equipos de auxilio usaban sierras para cortar las ramas del tronco descomunal que yacía en el suelo.
También se transmitieron imágenes de asistentes acudiendo a ayudar a los heridos, y de otras personas emocionalmente estremecidas.
Miguel Albuquerque, presidente del gobierno regional de Madeira, declaró tres días de luto por las víctimas.