`

 

 

InicioLocalRegionalEstatalNacionalPlanetaDeportes Policiaca Columnas

BOGOTÁ, Colombia.- Las expectativas de hallar vivas a entre 20 y 30 personas que quedaron sepultadas por un derrumbe de tierra, lodo y piedras en una carretera de Colombia son muy bajas, admitieron este martes las autoridades locales y los equipos de rescate en la zona.
El derrumbe, provocado por las fuertes lluvias caídas en la zona, se produjo este lunes cerca del municipio de Giraldo, en Antioquia (noroeste), en la vía que comunica la capital del departamento, Medellín, con el mar Caribe.
La carretera está en muy mal estado y todavía no se ha podido rescatar a ninguno de los sepultados, según constató Efe en el lugar del derrumbe.
Hasta la zona se desplazó hoy el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien se reunió con los familiares de las víctimas que se han comenzado a congregar en el lugar de la tragedia.
Santos, que recorrió el área del derrumbe en compañía del director de la Policía de Carreteras, el general Rodolfo Palomino, y del ministro de Transporte, Germán Cardona, entre otras autoridades, adelantó que las tareas de rescate se prolongarán durante varios días.
En esas labores, que comenzaron ayer mismo y se reanudaron hoy tras cesarlas durante la noche, participan unas 40 personas de Defensa Civil, bomberos, Cruz Roja, la Policía y el Ejército.
En el momento del derrumbe, las viviendas de la zona ya habían sido desalojadas, pero decenas de personas se encontraban en la carretera haciendo un transbordo entre dos autobuses.


 

 

 

 

 

 

 

 

ok mando

 

 

 

 

Planeta

Mueren 4 personas en explosiones de coches bomba













































































Cuerpos de auxilio rescatan a vario entre los escombros; mueren siete

BENGASI, Libia — Al menos dos coches bomba explotaron el jueves cerca de un grupo de líderes del Ejército Nacional Libio (LNA por sus siglas en inglés) en Bengasi, su bastión al este del país, con un saldo de cuatro muertos y 33 heridos, un ataque que pone en tela de juicio la ofensiva que el LNA lanzó hace tres meses en Trípoli, capital del gobierno respaldado por la ONU.

Tarek El-Kharraz, portavoz del ministerio del Interior del gobierno opositor con sede en Bengasi, dijo que varias oficiales del LNA, incluyendo al comandante de las fuerzas especiales del LNA, se habían reunido en el oeste de la ciudad para asistir al servicio funerario de un general.

El-Kharraz dijo que los fallecidos fueron dos civiles y dos soldados, y entre los heridos había civiles, y elementos militares y policiacos. Dijo que ningún dirigente del LNA murió o resultó herido.

El portavoz del LNA Ahmed al-Mesmari dijo después que hubo tres explosiones y acusó al gobierno respaldado por la ONU de financiar a los atacantes, pero no dio evidencias.

Desde el derrocamiento de Moamar Gadafi en el 2011, Libia ha estado dividida en dos gobiernos rivales - uno en el este y otro en el oeste - y una serie de milicias se disputan el poder y los campos petroleros. El LNA, leal al gobierno rival del oriente, lanzó una ofensiva en Trípoli en abril, lo que desencadenó fuertes combates que amenazan con hundir al país en una nueva ola de violencia similar al conflicto de 2011, que derivó en el derrocamiento y la muerte de Gadafi.