InicioLocalRegionalEstatalNacionalPlanetaDeportes Policiaca Columnas
Soy muy afortunado. Continúo con mi insistencia en recorrer y disfrutar los municipios y regiones de Tamaulipas. TODOS tiene su historia, de algunos poco conocida.
 Hasta el año 2000 he recorrido el estado unas 20 veces por decir algo, creo que fueron muchas más.
Me gusta analizar sus fortalezas, no sus debilidades, esas que se ocupen otros.
Tras una tregua de cinco años, volví a mis andadas, en los últimos doce años, cada tres hago recorrido.
La intención no es otra que no sea el estar presente, ver con mis propios ojos el desarrollo para bien o para mal que tiene mi estado en función del tiempo.
En la zona norte, el dinamismo de Reynosa no deja de sorprenderme, la alcaldesa MAKI ORTIZ me ha dicho que en este año una inversión sin precedente en materia de desarrollo urbano y energía estará presente.
La zona sur conurbada Altamira, Tampico y Madero tiene el privilegio de dos sectores económicos fuertes, el tráfico de carga marítimo y el turismo de playa. MAGDALENA PERAZA la alcaldesa muestra con orgullo el poder de Tampico. 
La zona del altiplano productora de hortalizas y de aceite de oliva que muestran que el trabajo creativo vence la adversidad climática .
La zona centro cuya capital Cd. Victoria es el corazón de Tamaulipas donde palpita la sociedad del conocimiento educativo, médico y el centro de los poderes del estado y federación en Tamaulipas donde el alcalde OSCAR ALMARAZ le ha dado un nuevo impulso convirtiendo en una Ciudad Viva a la ciudad capital.    
En mis viajes, me gusta analizar el desarrollo económico, el entorno urbano y la felicidad de la gente.
Comentaba de mis recorridos por las regiones del estado, me permite tener con claridad el contenido de felicidad o desasosiego que priva en el colectivo social de mi estado.
Veo, con profunda tristeza una sociedad desalentada por falta de información producto de una práctica que parece que no ha resultado favorable, con abundante desinformación o mala información proveniente de las redes sociales que confunde y no hay quien se atreva a desmentirla.
De la proporcionada por el  gobierno federal existe desconfianza en la información recibida,  con una mala e inadecuada percepción entre la información oficial y la información real, los maquillistas al servicio no encuentran la forma de persuadir para de dar a conocer las cosas buenas del gobierno.
Tal parece que existe un divorcio entre la calidad informativa que no vende, que  no cautiva,  con  el comercio de la información de violencia y notas rojas.
Los medios masivos de comunicación hablan más de lo malo que las buenas acciones para el futuro.
En el gobierno estatal, a donde quiera que voy, encuentro una actitud de descontento.
La causa?
No se percibe el cambio. El descubrimiento de cualquier paradigma,  es que la condición humana de los gobernados cambia, cambiando de actitud de la gente en el gobierno.
“Estamos peor que cuando estábamos mal”.
Esa frase la he escuchado en los municipios, en la  mayoría de la clase burocrática. El desaliento alcanza hasta los que votaron por el cambio y no pocos patrocinadores. ojo: escribo lo que me consta.
Cuando habla mal tanta gente, es que las cosas están mal.
El asunto estriba en el cambio de paradigmas  producido por un nuevo partido en el gobierno, el nuevo gobierno que ofrece los vientos del cambio que aún en la sociedad y la burocracia no se percibe.
Insisto en la burocracia porque alimenta a 90 mil familias. 
  
Lo curioso no es la inseguridad porque sabemos que eso no se acaba si primero existe la voluntad política; como ya el gobernador nos lo ha hecho saber.
Faltaría conocer si es más fuerte, que la fuerza del estado en su conjunto.
Lo que más irrita a la sociedad y a la burocracia es la falta de sensibilidad en el trato de los asuntos públicos.
En este caso, el factor comunicación conserva un papel relevante, es el caso del ITAVU, cuando se niega la entrada al personal activo sin estar notificado de su despido.
Estas situaciones trascienden más de lo imaginable. 
Mientras que juan pueblo utiliza las herramientas que están a su alcance para comunicar, el aparato de comunicación con más de 600 empleados (servidores públicos, del pueblo, pagados con nuestros impuestos) no entiende la filosofía comunicativa que toda organización debiera tener.
Si el PAN quiere durar gobernando Tamaulipas, debería cambiar la ACTITUD.
No sabemos que es lo que va a pasar en el futuro inmediato, si el PAN quiere seguir gobernando tiene que ver por la felicidad, de los tamaulipecos en particular.
Significaría  mucho  NO obtener más de 750 mil votos para el candidato presidencial, situación que veo difícil de conseguir, si las “ cosas” no mejoran, si las “ cosas” siguen igual.
Capricho, soberbia o incapacidad. En cualquiera de los casos, mal.
Del gobierno depende la felicidad de los gobernados, depende de su decisión, la calidad de la ACTITUD que asuma dependerá la ACTITUD de los gobernados.
A una acción responde una reacción, así de fácil es la vida.
Una buena ACTITUD de las relaciones entre sociedad y gobierno las hará estrechas y trascendentales.
Una buena ACTITUD de la persuasión en la adversidad que nos cobija, hará que los problemas y desgracias los entendamos mejor.
Los gobernados, todos los días nos enfrentamos con esta elección; repasar todo aquello que no funciona o decidir pensar en lo que está funcionando. Esta ganando la primera.
La diferencia es como ver la realidad: Terriblemente pesada o ligera.
Es cuestión de metodología, proyecto, técnica  y calidad de comunicación.
Mi correo: humbertografico@yahoo.com.mx
z


 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Columnas

Cartelera

Por Humberto Gutiérrez.