V

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

InicioLocalRegionalEstatalNacionalPlanetaDeportes Policiaca Columnas


 

 

 

 

 

-Los graves abusos de la C.F.E., son peores que cuando era privada.
-Hay un tal Lucas, que es un verdugo.
-Lo usa el superintendente, como tal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Columnas

HOMENAJE PERENNE
COLUMNA ESCRITA POR DON GONZALO MARTINEZ SILVA.

 





Cínica pretensión municipal de robar a la UAT
Quieren escamotearle 250 millones de Expo
Dicen que los invirtieron en instalaciones
La protesta femenil, el principio del fin

-Lo que Ciudad Debe al Medio Rural
-Injusticia del Pasado por Bajos Precios
- Ya se ha Corregido el Mal y Todo Subió
- Regalar Despensas Ahora, es Demagogia

6 de enero de 1975

Vamos a reincidir en viejas opiniones, no con el afán de molestar con nuestra crítica, sino con la baga esperanza de que haya corrección alguna vez. Nos vamos a referir a la canalización de recursos económicos oficiales o privados al medio rural. Los panegiristas de nuestros sistemas fiscales, sostienen que la disponibilidad para el campo y los campesinos, es en pago de todo lo que la ciudad les debe. También el suscrito expresó más de alguna vez la tesis de que el progreso del país, estuvo subsidiado por el campo. Pero este tipo de subsidio que el campo dio a la ciudad, radicaba en los precios bajísimos que los consumidores urbanos pagaban por los productos agropecuarios. Resultaba de esto que mientras los obreros y con ellos todos los asalariados citadinos, cada dos años recibían aumento de salario y los beneficios oficiales de la vida moderna, como son los servicios públicos: trasporte colectivo, descanso semanal, vacaciones, servicios de asistencias, comunicaciones, escuelas, Etc, los habitantes del medio rural sufrieron por decenas de años el mísero pago por el maíz, frijol, aves, puercos, becerros, leche, miel, quesos, carbón, legumbres, pieles y su propio trabajo. Allí estaba la injusticia y ella dio lugar a enormes diferencias sociales casi ofensivas, pues en tanto que el obrero y el comerciante o el empleado eran señores importantes, el trabajador del campo fue el " pobre hombre". Remediar la injusticia era lo humano, lo justo y eso ya se ha hecho o se está haciendo, pues por ejemplo, el maíz ha aumentado de precio tres veces en los últimos dos años y con esa proporción se elevó el precio de todos los productos agropecuarios. Las "panelas" "asaderas" o como se llamen que venden en San Fernando se cotizaban a cinco pesos hace cuatro años y ahora las venden en 15. La miel de abeja la obtenía quien quisiera a tres y hasta cinco pesos litro. Ahora lo venden a 15. La carne fuera, de los grandes centros de población donde el comercio es muy aprovechado, se obtenía hasta 12 pesos el kilogramo en tanto que ahora vale treinta. Pagar mejores precios a los productores del campo es justo. Así salda la ciudad la deuda que ella no contrajo, sino que le echó encima la demagogia oficial y los malos economistas. En esta forma se estimula la producción; porque los campesinos que de una parcela obtenían 30 toneladas de maíz , si no tenían deudas lo cual era casi imposible, apenas si reunían algunos doce o quince mil pesos. Ahora , con la misma producción obtendría casi 50 mil pesos que el obrero jamás podrá ver juntos. Esto quiere decir que sembrar la tierra es ahora atractivo. No hay otra forma de estimular la producción y hacer justicia a los marginados de muchos años. regalarles despensas para hacer demagogia, es nulificar el otro estímulo ( el de los mejores precios ) y quedar iguales que siempre. Y es nulificarlo porque hay muchos hombres de campo, tal vez la mayoría a los que se les vició robándolos por muchos años y se hacían este juicio: "Para qué trabajo. Si lo hago y produzco, el Banco me lo quita todo para la R.I. o por el crédito . Mejor no trabajo y como quiera como". Ahora, por su ignorancia podría decir lo mismo; si me traen de comer gratis, para qué produzco más, si al fin y al cabo todo se lo lleva el Banco. Ese Banco famoso se ha desprestigiado muy seriamente y de ello habaremos en otras colaboraciones. Hasta mañana.